31 marzo 2011

Higuiatría (y abrace a su medievalista)

¿Recuerdan? Yo soy un higuito enfermo que habla de sí en tercera persona. Y como según los pitagóricos y los maniqueos, incluso los higos tienen alma (alma muy racional: de eso se burlaba el san Augus), entonces el higuito buscó un psiquisiquiatra: un doctor que le curara el alma de higo.

Hoy la sesión fue extraña. Higuito se dio cuenta de que escribir y escribir le había hecho muy bien en su proceso de gnothi se autón: conocerse a sí mismo. También se dio cuenta de que él mismo se pone muchas trampas al momento de construir su propio discurso. Pero también se dio cuenta de que no están funcionando muy bien las cosas con la higuiatra. O quizás sí, pero el higuito no ve muy bien cómo.
Pasó algo raro: la higuiatra le cuestionó a higuito el por qué la Filosofía. Le preguntó que por qué era tan importante el libro de Nuchelmans. Bueno ¿qué iba a hacer higuito ante esa pregunta tan rara? ¿bastaba contestar con "me está aclarando muchas cosas"? Pues supongo que sí. Pero luego la higuatra (quizás confundida con el significado de qué es filosofía) quiso saber qué cosas le aclaraba a higuito. Y pues higuito trató de darle una breve sinopsis de Frege y el problema de la referencia; de las relaciones entre lenguaje y mundo. De cómo eso tenía que ver con su tesis de los medievales. ¿No le había preguntado la higuiatra qué le estaba aclarando a higuito?
Entonces pasó lo rarísimo: No, la vida no es para comprenderse sino para vivirse...

¿¿¿¿¿??????

¡¿Qué pedo?!

A ver, a ver... ¿qué carajos le estaba afirmando la higuiatra a Higuito? ¿que cambiara de carrera o que dejara de cuestionarse el por qué hace lo que hace?
Agarraron en curva a Higuito. ¿Por dónde iba la pregunta? ¿qué quería que le contestara?
Pues de buenas a primeras, lo que le dije es: "La filosofía es mi TRABAJO, es mi chamba. A eso me he dedicado los últimos doce años de mi vida... ¿so what?"

Ok... pero luego se le ocurrió decirme que la Filosofía no se preocupa por cómo resolverle a uno la vida en lo práctico. Ok... ¿qué iba a hacer el higuito? ¡¡Pues hablarle de Séneca obviamente!! Explicarle que "vivir" no puede ser un fin en sí mismo... o bueno, quizás sí... pero que habría que explicar entonces qué es 'vivir'. Y le preguntó Higuito ¿qué es vivir? Y la higuiatra: pues respirar, comer... ¿satisfacer las necesidades básicas?

Higuito salió un poco incómodo. Higuito está deprimido según la higuiatra. Y la cosa es así de fácil. El "epicureín" y un poco de auto ayuda Sangron's debería ser suficiente para que Higuito fuera feliz.

De todos modos, Higuito se quedó pensando: bueno: ¿qué es lo que quiero de la vida? ¿qué quiere decir vivir para mi? ¿Me gusta mi "Trabajo", mi chamba de 'medievalista'?
Finalmente Higuito llegó al Starbuks adjunto a la Higuiatra, pidió enorme café y se puso a leer a Nuchelmans. Sí: volver a Abelardo porque el buen holandés terminó el artículo casi como le hace Aristóteles: ¡esti délon! (los que conocemos al Estagirita sabemos que cuando un capítulo termina así -que literalmente quiere decir "está clarísimo" uno en realidad está todo confundido).
Higuito tiene ya muchas ideas ahora que se le ha aclarado el asunto de la diviso vel compositio, de la affirmatio vel negatio... Y, bueno... también la depresión debe estar remitiendo porque Higuito no le pudo quitar la mirada de encima a un coparroquiano que se encontraba tomando café. Claro, luego higuito se puso toda colorada cuando el parroquiano volteó a verla y mejor hunidó la nariz en Abelardo dicit ut...

Eso sí: si la Higuiatra sigue comenzando la sesión con tanta tardanza, Higuito va a hablarle a higuianalista: porque Higuito siente que la crisis aguda al fin está pasando. :)

Un higuito esponjoso

PD: Hoy es el día internacional de abrazar a un medievalista. Higuito espera abrazos.

9 comentarios:

Gaunilo dijo...

un consejo: huya de las soluciones fáciles ( y caras) para ilusos. Usted es infinitamente más. Apuesto que la doctorcita esa no había visto en su vida a una filósofa, y menos con su profundidad e ingenio. Aplauso en el Monologion ;-)

Uchití dijo...

Coincido con el previo.

La higuiatra se metió en aguas demasiado profundas y sin barquito ni saber nadar.

En fin. Un gusto que te sientas mejor.

Va un abrazo al higo medievalista.

Saludos

RRS

luciana dijo...

Un abrazote, profunda.

Esponjita dijo...

Gracias amiguitos. Pues quién sabe, tendré que hablar seriamente con la higuiatra.
Por cierto: ¿por qué Gaunilo? si no ando con Anselmo sino con Abelardo (el de Eloísa)

Petrus Angelorum dijo...

Abrazo, virtual y atrasado.

También a mí los psicologos me han recetado que deje las letras... uno se atrevió regañarme por haberle mentido: mis manos estaban manchadas de la tinta sepia que utilizo para escribir.

Anónimo dijo...

Un tardio Abrazo extremo.

Creo que el problema está en lo que yo le llamaba colgar el mandil. En historia me decian que era imposible dejar de ser historiador al salir de trabajar en la facultad. Como el caso contrario de aquel que sale de su oficina (cubiculo modular no.1000) y de ser oficinista IBM pasando el portal de entrada se convierte en Pito Perez jr.

Pienso que quizas el asunto reside ahi, en el que tanto deja uno de ser lo que se es o para lo que uno fue entrenado. ¿Ella dejará de lado su higosa higuiatridad para abrazar al helado oscuro? ¿y al final con eso disfruta de la vida?.

Bueno si uno tuviera diferentes adiestramientos solo sería como cambiar de canal al sKy o quitar el DvD para poner otro y aun así eso no le restaría a uno posibilidades de armar debates intensos con lo que aprecian de la vida los otros nosotros.

Que esté cada día mejor


M.

Esponjita dijo...

Me voy a quitar el mandil... a ver si queda algo detrás...

alitter dijo...

Lo dicho, creo que debes dejar de ver a la higuiatra y conseguirte un higoanalista o un higólogo varón...
Abrazos medievalosos (o sea con armadura y pellizcando todo lo que se abraza)

Esponjita dijo...

M,por cierto: ¿ya andas por acá? ¡apersónate!

Petrus: pues los médicos son gente rara

Alitter: pos te haré caso, jeje :)